martes, 12 de mayo de 2015

Kanelbullen, mis rollitos de canela


Os aseguro que el aroma que hay ahora mismo en mi cocina es espectacular.


Y si como he leído en alguna otra página, el olor que predomina en las pastelerías y casas suecas es el de los Kanelbullen, este es uno de los principales motivos para que en algún momento intente ir a conocer Suecia.


Los Kanelbullen son unos bollos típicos suecos, un pan dulce con canela que se han convertido en toda una institución en los países nórdicos.



Los venden en todas partes supermercados, pastelerías, panaderias, gasolineras, Ikea... y los comen a todas horas, desayunos, meriendas, en cualquier descanso para tomar una café (este siempre va acompañado de un Kanelbullen). Y claro también los hacen en todas las casas, para los suecos es normal prepararlos y tenerlos congelados por si alguna visita viene sin avisar.




Estos surgieron en Suecia a finales del siglo XIX y principios del XX, en todas las casas se preparaba este pan dulce, pero durante la segunda guerra mundial, la carencia de ciertos ingredientes hizo que su preparación fuera menor, una vez terminada ésta, se volvió a hornear todos los días este bollos de canela en las casas y fue a partir de los años 50 cuando se hicieron mundialmente conocidos al presentarse como la especialidad sueca en el Proyecto cultural europeo de la UE, Austría que presidía en esos momentos la Unión europea, solicitó a los países miembros que presentaran algo típico de su gastronomía y Suecia presentó los Kanelbullen.





Me es fácil imaginar a Camilla Läckberg, la gran escritora sueca de novelas negras o policíacas como "La princesa de Hielo", "Los gritos del pasado", "Las hijas del frío"... (que enganchada estaba a sus bestsellers de Fjällbacka, era acabar una novela y empezar otra para saber que les pasaría a Erika y Patrick) comiendo algún que otro Kanelbullen mientras escribe alguna novela.





También ha escrito un libro sobre cocina "El sabor de Fjällbacka" junto a su amigo y gran cocinero Christian Hellberg como homenaje a la comida de su infancia y al pueblo donde paso la infancia, que es también el de sus novelas.






O a la escritora Asa Larsson, creadora de la abogada Rebecka Martinsson , protagonista de la mayoría de sus novelas. No podéis dejar de leer "Aurora Boreal" si os gusta la novela negra.







Pero volviendo a los Kanelbullen, su fama es tal que en 1999 se decidió establecer en Suecia un día de fiesta para celebrar la existencia de la tradición de estos rollitos de canela, eligiendo el 4 de octubre que también es el día internacional del niño, y así relacionar este dulce con algo bueno y casero  y con el cariño y cuidado a la infancia.
Día del Kanelbullen en Suecia




Y estos bollos se han puesto de moda en todo el mundo, quizás debido a que hay Ikeas en todos los países y ellos los venden en sus cafeterías (por lo menos en el Ikea de Alcorcón los conocí yo), no lo sé, pero en Nueva York las canastas con bollos de canela deben ser repuestas continuamente.





Y es que un Kanelbullen recién hecho es toda una delicia, con su masa suave y esponjosa y ese sabor a canela, puedes comerte más de uno, porque son un vicio, os lo puedo asegurar que es empezar y no poder parar, creo que son adictivos, por lo menos para mí.


Os lo digo en serio, no conozco a nadie que pueda resistirse a un buen kanelbullen.




No se si será por el clima y que por ello la gente está más en sus casas, pero las novelas de misterio y los Kanelbullen predominan en Suecia.






Y aunque yo no este en Suecia en estos momentos (aunque me encantaría) voy a hacer como ellos, cogerme un buen libro, un café y un kanelbullen, os prometo que el aroma que hay en mi casa ahora mismo, es delicioso.




Ingredientes:

.150 gr. leche
.75 gr. mantequilla
.3 huevos
.75 gr. azúcar
.550 gr. harina de fuerza
.25 gr. levadura fresca
.1 pizca de sal

Para el relleno:
.100 gr. azúcar moreno
.3 cucharadas de canela
.50 gr. mantequilla

Para el glaseado:
.100 gr. azúcar glass
.4 cucharadas de nata líquida
.1 chorrito de agua


Preparación en Thermomix:

-Pon la mantequilla en trozos y el azúcar en el vaso a 4 min. 37º, velocidad 2.
-Añade la levadura fresca 4 seg. velocidad 4.
-Incorpora el resto de ingredientes y programa 4 min. a velocidad espiga.
-Deja reposar la masa tapada unos 30 min. o hasta que doble de volumen.


-Pasado el tiempo amasa ligeramente para quitarle el aire y estírala sobre una superficie enharinada.


-Calienta la mantequilla al microondas.


-Y pincela con ella la masa. 


-Mezcla en un bol el azúcar moreno y la canela con un poco de mantequilla fría hasta que parezcan migas.


-Reparte el relleno sobre la masa, se generoso con el relleno para que salgan más jugosos los rollitos.


-Enrolla como un brazo de gitano y ves cortando rodajas de unos 2-3 cm.


-Coloca los rollitos sobre una bandeja de horno con papel de hornear y deja reposar otros 30 minutos.


-Pincélalos con un poco de nata líquida para que queden más brillantes y mete al horno a unos 200º unos 10-15 minutos hasta que queden dorados.


-Haz el glaseado, para ello sobre el azúcar glass, incorpora las 4 cucharadas de nata líquida y un poco de agua hasta que la mezcla sea homogénea.


-Añade el glaseado sobre los rollitos recién sacados del horno.
Ya tienes tus rollitos o Kanelbullen listos para servir, calientes están deliciosos pero fríos también.


Y es que una forma de conocer bien un país es degustando sus platos típicos y como no siempre es posible viajar, esta vez los tendremos que probar en nuestra casita.


Serviros un par de ellos junto a una taza de café o chocolate...


...morder un Kanelbullen e imaginaros que estáis en la ciudad de Estocolmo o en algún pueblecito sueco como  Fjällbacka o Upsala, no es lo mismo, pero a mí me sirve.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada