lunes, 18 de mayo de 2015

Mi Pisto Manchego


Uno de los platos que más he comido en mi casa por ser mi madre manchega es el "Pisto".


Un guiso tan tradicional que podría decirse que hay tantas recetas de este como familias, unos lo hacen con las verduras más enteras, otros con estas más picaditas, algunos con mucho tomate frito y otros sin embargo lo hacen mucho más seco, pero todos al fin y al cabo son pisto manchego.



La base de la receta siempre es la misma, una fritada de pimiento y tomate, a la que se le añade otra verdura normalmente calabacín, aunque ésta puede variar dependiendo de la disponibilidad de ella en el mercado o la huerta y de los gustos de cada uno. Es muy fácil imaginar a los campesinos de La Mancha cocinando al aire libre los productos frescos de su huerta.





Dicen los historiadores que el pisto tiene su origen en la "alboronía andalusí" de la época califal y que su receta proviene de Bagdag, concretamente se sirvió en la boda de la princesa Al-Buran con Al-Ma Müm, hijo del califa Harum al Rasid, el famoso cálifa de "las Mil y Una Noches". Este plato recibió el nombre en homenaje a la princesa y consistía en una fritura en aceite de oliva de berenjenas, calabacín, cebolla y membrillo.





En el siglo XVI el membrillo fue cambiado por pimiento y tomate, naciendo así el popular pisto manchego. Este plato tan popular español tiene sus variantes en otros países, como es el caso del famoso "ratatouille" francés, o la "caponata" siciliana.

Me vienen a mi memoria los olores del pisto de mi infancia, del que hace mi madre y del que hacían mis tías cuando íbamos en verano al pueblo (Quintanar de la Orden), los dos olían fenomenal, pero si tengo que decir cual me gustaba más, me declino por el de mi madre, ella lo hace junto con magro de cerdo frito por lo que es un plato muy completo y mis tías solían hacerlo sólo con las verduras, pero en ambos casos yo me inflaba y me inflo a mojar pan.


La mayor diferencia del mío con respecto al de mi madre (que es el que más he comido y he visto preparar), es que yo la verdura la pongo muy, muy picadita, ya que en casa les gusta más así a mi marido e hija y que la carne la sirvo aparte, no la añado al pisto. También suelo añadirle comino, que para los que sois manchegos sabréis que es un sabor muy característico de La Mancha, por la cantidad de cominos que hay en sus campos.


Es un plato más de temporada de primavera y verano ya que se puede comer en frío o en caliente, según la costumbre y gustos de cada casa (mi madre es más de servirlo caliente y mis tías de ponerlo frío) y yo pues ni frío ni caliente, más bien templado.


Ingredientes:

.300 gr. de pimientos en trozos (rojos y verdes o los que más os gusten)
.300 gr. de cebollas en cuartos
.300 gr. de calabacín sin pelar y en trozos (o de berenjena y calabacín)
.100 gr. de aceite
.500 gr. de tomate triturado
.1 cucharadita de sal
.1 pizca de azúcar
.1 cucharadita de pimienta
.1 cucharadita de cominos

Preparación en Thermomix:

-Pon en el vaso la cebolla y los pimientos, yo he usado rojos, verdes y amarillos 4 seg. velocidad 4 y reserva.


-Trocea el calabacín y berenjena 3 seg. velocidad 4, si os gusta más o menos picada poner más o menos segundos.


-Añade el aceite, toda la verdura troceada y programa 15 min. varoma, giro izquierda, velocidad cuchara.
-Incorpora el tomate, la sal, azúcar y las especias 20 min. varoma, giro izquierda, velocidad cuchara.
-Ya tienes una auténtica fritada de verduras que puedes guardar en conserva e incluso congelar.


-Puedes aprovechar el calor de la maquina mientras se hace el pisto y poner en la bandeja de la varoma durante 8 min. huevos envueltos en papel film  engrasado para hacer huevos poché.


Un plato que admite muchas variaciones, dependiendo de la verdura que utilicéis y que por si sólo tiene un bajo aporte calórico, además lo puedes servir como acompañamiento de huevos fritos o de magro de cerdo frito, eso sí, siempre ten pan a mano para mojar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada